sábado, 27 de marzo de 2010

Nuevo desembarco


En los primeros días de marzo decidí abrir otro blog, que tuviera un carácter más abarcador que el Lagarto. De hecho, en el correr de un par de semanas subí varios posts que incluyen una noticia protagonizada por la antropología, un comentario sobre la jerga del teatro tamil y un análisis de la reciente crisis entre Estados Unidos e Israel, entre otros.

Naturalmente, le voy a seguir prestando atención al medioambiente y no pierdo la esperanza de que en el futuro el Lagarto siga caminando por sí mismo. 

Mientras tanto, serán bien recibidos en Si fuera Estambul sería un bazar.

Foto: Cruce del río Cebollatí en La Charqueada. 

lunes, 29 de junio de 2009

Los paneles solares se integran a la vivienda


Una delgada película creada en los años 90 para proteger de la humedad las pantallas planas de TV sería clave en el desarrollo de un panel solar flexible que se instalaría en los techos como una teja. El dispositivo será parte de lo que podríamos llamar la familia de tejas fotovoltaicas, que probablemente desplace al panel solar tal como lo conocemos, por requerir de mucho menos material y ser de instalación más sencilla. Lo que sí está claro es que avanza el proceso de incorporación del panel solar a los materiales de construcción, hecho que sin duda mejorará el posicionamiento de la energía solar en la oferta para el segmento residencial. 
El desarrollo del nuevo panel solar está a cargo del Pacific Northwest National Laboratory (PNNL), institución estatal que desarrolló la tecnología de película protectora en la década pasada, junto a Vitex Systems y Battelle, dos organizaciones emparentadas dedicadas a la investigación científica y la comercialización de tecnologías. En los 90 el PNNL investigó 15 posibles aplicaciones del proceso de encapsulado y el film, incluyendo un panel solar. Sin embargo, por entonces no existía un paquete de incentivos económicos como el actual en Estados Unidos, que lograra sacar esa innovación del laboratorio y la echara a andar. 
Las tres organizaciones mencionadas hicieron un acuerdo para avanzar en el proceso de elaboración en serie del dispositivo y adelantaron que de tener éxito lograrán reducir el costo de fabricación de los paneles solares a menos de 1 dólar por watt generado. Lo cierto es que no tienen más remedio; otras empresas ya rompieron la barrera de 1 dólar y saben que deben avanzar rápidamente hasta los 60 centavos por watt para poder competir con otras energías alternativas. En el último lustro el costo de los paneles solares se redujo hasta 70%. 

viernes, 26 de junio de 2009

Energía eólica para proyectos productivos en Neuquén


El valle de Michacheo, en Argentina, está enclavado en una región semidesértica de la sureña provincia de Neuquén. A pesar de la falta de agua en superficie, la zona desarrolló la producción agrícola ganadera al disponer de las aguas servidas de la ciudad de Zapala para el riego. Hace diez años se realizaron obras de saneamiento que entubaron la mayor parte de los efluentes de Zapala y en consecuencia los establecimientos agrícolas del valle se marchitaron. El agua que pueden proveer los molinos tradicionales es insuficiente para la producción intensiva, aun a pequeña escala. En ese contexto no es de sorprender que la instalación de una pequeña turbina de viento en un predio del valle de Michacheo (“tierra del tesoro”, en mapuche) fuera motivo de celebración. 

Se trata de una experiencia piloto en el marco de un acuerdo entre la Cooperativa de Electricidad y Servicios Esenciales Zapala (CEEZ) y el estatal Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), y si se cumplen las expectativas de los técnicos –y los productores–, se multiplicará la instalación de aerogeneradores hasta cubrir la demanda de agua –y por qué no de electricidad– en una superficie de 500 hectáreas, tanto para el consumo animal como para riego. 
“El EPEN (Ente Provincial de Energía de Neuquén) tiene una línea de distribución que está totalmente saturada y no tiene prevista su ampliación”, me explica el ingeniero Osvaldo Franco, responsable de energía eólica del área de Energías Renovables del INTI. “Esa fue la razón por la que comenzamos a estudiar las posibilidades de proveer de energía al valle para el regadío, ya que el tema agua de riego en Zapala es crucial”. 
El sistema piloto consiste en un aerogenerador tripala IVS 4500 -fabricado por la empresa argentina Invap-, de 4,5 kW, montado en una torre de 9 metros de altura. Trabaja con una potencia de viento nominal de 45 km/h y su diámetro de hélice es de 4,5 metros. El aerogenerador alimenta una bomba de 1,5 kW, que a su vez carga un tanque australiano de 25.000 litros, desde el cual el agua es distribuida a los invernaderos y potreros del establecimiento, que tiene 6 hectáreas. 
“Respecto a la máquina que está instalada, es la máquina piloto”, aclara el ingeniero. “Cuando tengamos los datos de los demás parámetros, tales como caudal del acuífero, potencia eólica y otros, definiremos la cantidad de máquinas a instalar con sus respectivas bombas. Así se definirá un sistema de riego que garantice la sustentabilidad del proyecto”, agrega, enfatizando la palabra sustentabilidad. La posibilidad de disponer de agua a bajo costo es un estímulo para ampliar los rubros actuales y diseñar nuevos emprendimientos, sobre todo en una zona donde hay numerosas cooperativas de producción. 
Esto “no es sólo para el regadío sino que se transformó en un proyecto productivo, con la creación de fuentes de trabajo para los zapalinos”, culmina Franco.  
Al decir de Segundo Hernández, dueño de la chacra donde se realiza la experiencia piloto, “sólo debemos esperar que sople buen viento”. 

jueves, 18 de junio de 2009

Abarajame el anemómetro


Estados Unidos se está quedando sin viento, según las conclusiones preliminares de una investigación que será publicada en el Journal of Geophysical Research. El estudio atribuye el hecho al calentamiento global, pero sus autores volcaron en la prensa una carretilla de ambigüedades sobre las cuales volverán en el futuro: “Lo que yo quise decir…”
“Es un fenómeno de gran alcance”, afirma el profesor Eu
gene Takle, de la Universidad Estatal de Iowa, coautor del estudio. “En algunas zonas del Medio Oeste se verificó una caída de 10 por ciento en una década”, tanto en los promedios como en los picos de velocidad. El estudio señala que los datos coinciden con una tendencia que se verifica desde 1973. 
Según Sara Pryor, científica de la Universidad de Indiana que participó de la investigación, “las estaciones que bordean los Grandes Lagos parecen haber experimentado los mayores cambios. Eso probablemente sea causado porque hay menos hielo en los lagos y el viento alcanza mayores velocidades sobre el hielo que sobre el agua”. 
Pryor afirmó que allí donde la velocidad promedio del viento disminuye 10 por ciento se dispone de 30 por ciento menos de energía eólica, aunque “de momento sería prematuro modificar los planes de desarrollo de energía eólica”. Takle intentó achicar el pánico con una confesión: el equipo científico obtuvo la mayoría de los datos de los anemómetros de los aeropuertos, que están a una altura de 9 metros, aproximadamente. Las turbinas de viento, en cambio, están en general a 75 a 120 metros, “donde los vientos tienen un comportamiento totalmente diferente”, dijo al New York Times. Por ahora las peores noticias son para –además de los fabricantes de velas- los chacreros del Medio Oeste, pues la disminución del viento produce un aumento de la temperatura, afectando los cultivos de maíz. 
El estudio se apoya en conclusiones similares de investigaciones realizadas en Europa y Australia en los últimos años. Además, como dijo Eugene Takle, se ajusta a cómo funciona el clima. En el proceso de calentamiento global la temperatura de los polos está aumentando más rápidamente que la del resto del planeta. En tanto las temperaturas de los polos y la del ecuador se acercan entre sí, lo mismo sucede con las marcas del barómetro. Las grandes diferencias en la presión del aire son el factor principal de los fuertes vientos. Por el contrario, si las diferencias se acortan el viento se enlentece.  
Los autores de la investigación no son ajenos al hecho de que los modelos climáticos computarizados no avalan sus conclusiones. También reconocieron que los instrumentos de medición han evolucionado mucho desde 1973 a la fecha, aunque afirman haber compensado ese factor. Por último, Takle mencionó la reforestación como posible causa de la disminución de la velocidad del viento, citando un trabajo de la FAO de 2005 cuyo archivo está hecho pino. Terminaría este post diciendo “Dejemos hablar al viento”, pero perdería autoridad moral para mofarme de los lugares comunes ajenos. Es una pena porque quedaba bárbaro. 

lunes, 15 de junio de 2009

No solo gatos en los tejados


 La empresa EarthTronics anunció que en octubre lanzará a la venta el aerogenerador Honeywell, un modelo destinado al atractivo mercado doméstico estadounidense de turbinas de viento. EarthTronics asegura que su equipo incorpora tecnologías que le permiten generar electricidad a partir de vientos de 3,2 kilómetros por hora –sus competidores requieren de 8 a 10 km/h–, lo cual seguramente captará la atención de muchos consumidores urbanos, pues no hay techo donde no corra al menos una leve brisa. El Honeywell, que tiene aspecto de turbo ventilador, tiene un rotor de 1,80 metros de diámetro, puede producir hasta 2.000 KWh/yr por año –según el fabricante– y pesa solo 43 kilos, ya que su diseño evitó buena parte de los engranajes propios de los aerogeneradores, para eliminar resistencia mecánica. Además, en lugar de una torre la turbina dispone de un simple soporte que puede fijarse sobre un techo a dos aguas, donde aprovecha mejor el aumento de la velocidad del viento en las pendientes.  
Siendo EarthTronics un desconocido en el mercado doméstico, hizo un acuerdo para utilizar bajo licencia el nombre de Honeywell, el mayor fabricante de termostatos del mundo, presente en muchos hogares mediante una línea de aparatos cuyo fin es el ahorro de energía y la prevención de accidentes. Por último, una alianza con la cadena Ace Hardware, vendedora al por menor de máquinas, herramientas y otros artículos, le dará al aerogenerador Honeywell acceso a 4.600 puntos de venta. 
El equipo tendrá un precio de venta al público de 4.500 dólares, más 1.500 dólares la instalación, entre los más bajos en Estados Unidos. Sin embargo, los subsidios federales y estaduales pueden comprimir ese valor mucho más, según el estado donde viva el comprador. El mercado estadounidense de las pequeñas turbinas de viento creció 78% en 2008; la American Wind Energy Association (AWEA), que nuclea a los fabricantes de equipos, estima que crecerá 30% en los próximos cinco años.  

sábado, 6 de junio de 2009

UTE partió a la sierra


El 27 de mayo la estatal uruguaya Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE) inauguró el Parque Eólico “Sierra de los Caracoles”, en la estribación homónima del departamento de Maldonado. El parque consta de cinco aerogeneradores Vestas V80 con tres aspas y un diámetro de rotor de 80 metros. Las unidades tienen una potencia de 2MW cada una y están montadas en columnas de 67 metros de altura. El conjunto corona un hermoso paisaje de valles y cerros pedregosos salpicados de casas de campo, particularmente en la vertiente orientada a la panorámica Ruta 12, que une Punta del Este con la ciudad de Minas. 
Este emprendimiento, el primero de UTE en su tipo, se realizó en el marco del programa de conversión de deuda entre Uruguay y España, que consiste en la condonación de parte de la deuda uruguaya con ese país a cambio de la adquisición de tecnología española. Vestas es una empresa danesa que posee varias plantas de producción en España, entre otros países.  
El discurso inaugural del Parque Eólico “Sierra de los Caracoles” estuvo a cargo del ingeniero Beno Ruchansky, presidente de UTE, quien no demoró en evocar al ingenioso hidalgo de La Mancha. Luego reafirmó la determinación del ente a seguir el camino de “la diversificación de la matriz energética, con especial atención al desarrollo de las energías renovables y a la incorporación de tecnología nacional, incrementando los grados de independencia de nuestro sistema energético, extendiendo la cobertura del servicio eléctrico y promoviendo el uso racional de la energía”. 
Ruchansky no pasó por alto los antecedentes de ese parque eólico.  
“Quiero hacer particular mención a quienes, a fines de los 80 y principios de la década de los 90, impulsaron y participaron del convenio UTE-Facultad de Ingeniería, que permitió realizar un relevamiento primario del potencial eólico del país e instalar en este mismo predio un generador eólico experimental.”
El parque “Sierra de los Caracoles” fue unido al Sistema Interconectado Nacional mediante la Estación San Carlos, de reciente construcción. UTE anunció que duplicará la potencia instalada de ese parque eólico con la incorporación de otros cinco molinos de viento con igual potencia a los actuales. 
Uruguay se propone generar 500MW a partir de energías renovables alternativas en 2015. 
La falta de inversiones en infraestructura generadora durante varias administraciones, sumada a una prolongada sequía y, a su vez, a un crecimiento sostenido de la economía en el último lustro, empujaron la generación de energía eléctrica al borde del colapso. Actualmente el parque generador uruguayo reposa casi totalmente en centrales hidroeléctricas y térmicas. 


Agradezco a Alicia Dutra, jefa de Prensa y Difusión de UTE, por haberme provisto la fotografía que acompaña a este post.
 

miércoles, 3 de junio de 2009

Energía con espuma

La centenaria cervecera estadounidense Anheuser-Busch & Co, fabricante de la famosa Budweiser, instaló 2,4 hectáreas de paneles solares en su planta de Fairfield, California. A partir de ahora el sol se hará cargo del 3% del consumo de electricidad de la planta. Si bien el porcentaje no es relevante, Anheuser-Busch ya está considerando nuevas inversiones en paneles fotovoltaicos así como la instalación de un aerogenerador en la propia planta de Fairfield. 
La cervecera tiene una larga tradición de políticas de responsabilidad social, muchas de ellas destinadas a reducir los niveles de contaminación de los procesos industriales de sus plantas y sustituir fuentes de energía tradicionales por otras menos contaminantes. La opción por la energía solar representa un salto cualitativo en ese camino ya que se trata de una fuente de energía renovable y limpia. 
La energía eléctrica generada a partir de paneles solares representa en Estados Unidos apenas el 1% del consumo total, pero se espera un crecimiento importante a partir de la importancia asignada por la administración Obama a las energías renovables, además de la reducción de costos de algunos insumos. 

Tiempos de volar alto


La World Wind Energy Association, con sede en Bonn, Alemania, publicó su informe anual (World Wind Energy Report 2008), con el estado de situación del sector en los cinco continentes. Allí se establece que la producción de energía eléctrica a partir de aerogeneradores alcanzó en el período considerado a 121.188 MW. De ese total, 27.261 MW corresponden a unidades instaladas en 2008, lo que supone un incremento de 29% con respecto al año anterior. La energía eólica provee actualmente más del 1,5% del consumo mundial de electricidad.  

América Latina produce 667 MW a partir del viento, según el informe de la WWE, que representa un modesto 0,5% de la generación mundial por ese concepto. “Solo Brasil y Uruguay instalaron grandes parques eólicos en 2008”, se afirma, llamando la atención sobre el hecho de que la región no satisface adecuadamente su enorme demanda de energía eléctrica. No obstante, hay numerosos proyectos eólicos en curso en todos los países del Mercosur y en México.  
“China continuó en su rol de mercado eólico más dinámico en 2008”, dice el informe más adelante, “más que duplicando su capacidad por tercer año consecutivo, totalizando actualmente más de 12 GW” de capacidad instalada. La economía china ha crecido a un promedio superior a 9% desde 1978, con picos de hasta 13%. Ese crecimiento, sin embargo, tiene un importante costo ambiental, pues China superó a Estados Unidos como responsable de la mayor cantidad de emisiones de CO2 a la atmósfera. Los avances de China en el aprovechamiento de la energía eólica significan, además de los beneficios ambientales, la reducción de su dependencia de proveedores externos de petróleo y la creación de empleos. 

El mercado más grande de producción de energía eólica, sin embargo, es ahora Estados Unidos, que finalmente superó a Alemania. Sin embargo, si prestamos atención a la canasta de energías de cada país individualmente, Noruega sigue liderando en el mundo en materia de energía eólica ya que un 20% de su consumo eléctrico tiene ese origen.